‘Sobre dos sillas’, poema de A. Herrera para Machado

Foto extraída del libro ‘Machado. Poeta en el exilio’, de Monique Alonso (1985, edit. Anthropos)

El poeta Antonio M. Herrera, miembro del Consejo Sectorial Rocafort Ciudad Machadiana, ha compuesto un poema de homenaje a Antonio Machado en el 80 aniversario de su muerte.

Sobre dos sillas
Solo la tierra en que se muere es nuestra. (A. Machado)

Hay veces en la vida en que se escribe
con los ojos nublados,
casi a ciegas,
agua y sal restañando el dolor.
Hay veces en la vida en que uno,
los brazos sin columna,
las manos sin raíz y abandonadas,
no encuentra las palabras y mira al vacío.
Hay veces en la vida en que asistimos,
pasmados como niños que no entienden,
a la escena que el tiempo nos estampa
y no queremos ver.
Hay veces en la vida en que una imagen,
como un carámbano gestado en la noche,
convierte a quien la mira
en borbotón del asombro y del reniego.

Ese féretro velado por ropa militar
con arrugas de derrota y de exilio,
cubierto por una bandera tricolor
ganada por derecho de coherencia;
ese féretro tachonado, sobre dos sillas
de un fortuito hostal que mira al mar,
es la desnuda nave que ya vaticinó
el hombre que vivió la austeridad como equipaje.
Ese féretro no es solo el ataúd
de un hombre que hizo existencial la idea,
de un poeta que iluminó el verso con lo auténtico.
Es el espeluznante retrato de un país.
Silencio. Frío. El invierno no da para una flor.
Abatida convicción de que calla la palabra,
de que se ha acallado la palabra a cañonazos.
Epitafio del despojo.
Esas dos sillas, solamente dos sillas,
son la mueca feroz con que sonríe
quien nada escucha, nada entiende
y, creyendo triunfar, lo destruye todo.

Antonio M. Herrera
(Rocafort, febrero de 2019,
80 aniversario del exilio y la muerte de un poeta)